sábado, 3 de noviembre de 2012

¿HUBO UN ROMANCE ENTRE EL GRAN CAPITÁN Y LA REINA ISABEL LA CATÓLICA?

El Gran Capitán
Gonzalo Fernandez de Córdoba- Gran Capitán
Visto hasta aqui de la serie ISABEL que emite los lunes a las 22:30 por Televisión Española, nos ofrece una  imagen de Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, como un servidor sufriente de amor por Isabel,  entonces infanta de Castilla.
Y ella, no obstante, no lo rechaza como persona, mas bien al contrario, le admira, le quiere y se siente protegida.



Indudablemente que esta obra televisiva fue desarrollada en base  de registros  históricos de la época, pero poco nos han dicho los libros acerca de un posible "¿romance?" ó amor platónico entre ambos.

Veamos que podemos encontrar que nos pueda avalar un posible amor imposible... o posible.. quien sabe.. entre la Reina Isabel la Católica y el Gran Capitán.

Desde los 14 años, Gonzálo Fernandez de Córdoba entro a la corte de los infantes de Castilla, al servicio de  paje para Alfonso, hermano de la entonces Princesa Isabel, quien en medio de los enfrentamientos por la sucesiòn del trono de Castilla,  entre los partidarios de Alfonso y de Enrique IV, hermanastro y rey de Castilla,  muere en dudosas circunstancias. Es así que  Gonzalo, pasa al servicio de Isabel.

Las tradiciones y crónicas de la época, nos cuentan que cuando se conocieron, Gonzalo e Isabel, ambos quedaron muy impresionados, uno por la belleza y dulzura de la princesa y la otra por la gallardía y su "fuerte cuerpo"

Por disputas de índole familiar, el Conde de Cabra apresa y mantiene cautivo a Gonzálo Fernández de Córdoba, pero gracias a la intervención personal  de Isabel ,  ya para entonces reina, es liberado.

En el asedio a Granada, se quemó la tienda de la Reina, por descuido de una des sus damas, quemándose todas sus pertenencias. Fue entonces Don Gonzalo muy presto, ordenar traer la recámara de su esposa, en Illora, cuyas nupcias habian celebrado hacia muy poco. Ante esto, y "las magnificiencia de las ropas y muebles fue tal y tal la prontitud con que fueron traidos que Isabel admirada dijo a Gonzalo "que donde  había verdaderamente prendido fuego fue en los cofres de Illoraa lo cual Gonzalo le responde, que " todo era poco para ser presentado a tan gran reina".

Monumento Apoteosis de ISABEL

Gran Capitán e Isabel la Católica
Monumento en Madrid, "Apoteosis de Isabel", con Isabel sobre el caballo y
El Gran Capitan  llevando las riendas , mas adelantado

Extrayendo un párrafo del libro de Vida de Gonzalo Fernández de Córdoba, escrito por Manuel Jose Quintana, quien extrae de unas crónicas lo siguiente:

" Acabada la guerra, siguiò a la corte, siendo siempre el principal ornato de ella, a los ojos de Isabel, que jamás estaba mas contenta y satisfecha que cuando Gonzalo concurrìa a su presencia. Sus acciones y sus palabras, en que sobresalía la galanterìa respetuosa y bizarría de aquel siglo, unidas a la lealtad y eficacia de sus servicios, habían altamente su estimaciòn en el ánimo de aquella princesa, que no se cansaba de alabarle; Llegaron los cortesanos a sospechar, y aún murmuraron tal vez, si en este declarado favor que la reina le dispensaba habia algo más que estimaciòn; pero la edad, las costumbres austeras de Isabel debìan desmentir las cavilaciones de estos malsines, cuya envidia quería mas bien calumniar la virtud de una mujer sin tacha en esta parte, que reconocer el mérito
sobresaliente de Gonzalo. Ella le conocía bien y sabía hacerle justicia y en cuantas ocasiones se ofrecían se le designaba a su esposo, como el sugeto mas a propósito para llevar  a gloriosa cima todas las empresas grandes que se le encomendasen."

Otro extracto interesante, del libro Vida de Gonzalo Fernandez de Córdoba, llamado El Gran Capitán cuyo autor fue Ignacio López de Ayala  (1)dice asi:





"..Se mantuvo en la corte, disfrutando la estimaciòn de todos, 
y particularmente de la Reyna doña Isabel, quien mientras viviò
 conservó  a Gonzalo mucho afecto (y algunos dicen amor) y 
le defendió de las calumnias de los envidiosos."

Nunca ha osado exigir nada por sus servicios, todo lo hacia  por propia voluntad y afecto y respeto a sus reyes.Aunque siempre fue recompensado otorgándole ducados, y Virreinato de Nápoles, títulos que luego fueron devueltos por orden del Rey Fernando mas adelante, fruto de las habladurías y murmuraciones de algunos envidiosos del Gran Capitán

Pero hubo algo que si ha solicitado, ya en sus últimos años,  pero no fue algo salido de él, sino del propio Rey Fernando, quien por sus servicios y como reconocimiento por la recuperación de reinos como el de Granada, Nápoles y los asuntos de Italia, etc. le prometió y firmó el Mayorazgo de Santiago, también rubricado por el mismo Papa y una renta de 10.000 maravedíes, ya para terminar con sus campañas en Italia, y retiro a España a estar con su familia los últimos años, ya que estaba solicitando relevo por su edad y enfermedad.

Al morir Isabel, en 1504,  El rey católico muestra las verdaderas cartas,  Por empezar, no le comunica a el Gran Capitán, de la muerte de la reina, sino que éste se entera meses después en Nápoles por un mercader francés, y las crónicas reflejan que  la noticia, "le causó gran tristeza, e increíble dolor y llanto" .(2)

Según cuentan las crónicas, siempre hubo cierta tirantez entre ambos quizás sus carácteres muy diferentes o.. celos? Estos sentimientos,   fueron siempre sosegadas por Isabel, mientras ella vivía, era la  protectora y valedora de su Gran Capitán. Se dice que Fernando podía contradecirla en decisiones y otras cuestiones  pero a lo que atañe al Gran Capitán, nunca se atrevió a decirle nada.

 Lo cierto es que en las crónicas se encuentran  escritas las  conspiraciones  y murmuraciones por los mas allegados al Rey Fernando  y lo peor,  por los nobles mas favorecidos gracias a  los servicios realizados por  el propio Don Gonzálo, quizás  por cierta envidia de la gran  trayectoria y reconocimiento de la gente que lo tenían casi como un rey.

Y entonces, comienza una seguidilla de humillaciones  y burlas como negándole el mayorazgo de Santiago,  aún después de haberle enviado el Gran Capitán,  una  carta al Rey, donde confirmaba su respeto y sumisión al mismo y que todo lo realizado y conseguido por el hasta ahora, ha sido para provecho y gloria de sus majestades.
Acentuándose las tensiones entre ambos, El Rey  lo exilia a Loja, con su familia y su gente, en donde fue siempre muy querido por la gente, siendo un hombre muy buscado por nobles por establecer cortes de justicia, y muy bondadoso en caridad con los mas necesitados, pero  la enfermedad, el dolor y su desilusión  por el trato recibido por su Rey a quien tanto ha dado y ha hecho después de tantos años de servicio incondicional a los Reyes Católicos,  ha hecho mella en su corazòn y a  empeorar su salud, falleciendo al poco tiempo el 2 de diciembre de 1515.

Quiso el destino que un mes después, el Rey Fernando de Aragón, le siguiera los pasos hacia la eternidad...

Concretamente no nos ha llegado hasta ahora ninguna carta comprometedora, ni prueba fehaciente de algún tipo de relación entre la Reina Isabel y el Gran Capitán, mas bien, por lo que se refleja, es una dedicación y admiración mutua y mucho cariño por años de conocimiento mutuo. Situándonos en la época, esos actos de caballerosidad muy típico en hombres rectos y sumisos a una mujer con autoridad, quizás de más, puedan dar a entender otra cosa en la actualidad... Pero en archivos que he buscado, acerca de registros acerca de la reina por contemporáneos (3)suyos, todos coinciden en la castidad, fidelidad al Rey, su religiosidad,  y su dedicación al Rey y al Reino como una mujer ejemplar sin tachadura ni mancha...
Y si como mujer ha tenido un amor platónico con Gonzalo Fernández de Córdoba y ese sentimiento fuese recíproco, manteniendo sus distancias por poner al Reino en primer lugar... indudablemente que sera un secreto muy bien guardado que  se lo han llevado a la tumba

Fuentes:
(1)https://play.google.com/store/books/details/Ignacio_L%C3%B3pez_de_Ayala_Vida_de_Gonzalo_Fernandez_d?id=jKjLs370pmcC

(2)http://grancapitangonzalofernandezdecordoba.blogspot.com.es/2012/01/fwd-el-fallecimiento-de-isabel-la.html
(3)revistas.ucm.es/index.php/ELEM/article/download/.../21720

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido y gracias por tu comentario. En breve será publicado